golfconfidencial
Sabado 16 de Octubre del 2021
SUSCRÍBASE A NUESTRO BOLETÍN
TAMAÑO DE LA LETRA 
Maximizar Fuente Minimizar Fuente

Europa al borde del abismo en Whistling Straits

La nueva ola del equipo de los Estados Unidos es un tsunami que ha barrido por completo al equipo de Europa donde solamente dos españoles aguantan, a pie firme, el temporal desatado por los norteamericanos.

POR Redacción, 10:54 | 26 de Septiembre del 2021

GolfConfidencial.- Se suponía que el dominio europeo -habían ganado cuatro de las últimas cinco Ryder Cup al llegar a la contienda- era una cicatriz de la que el joven equipo estadounidense no podría escapar. Pero los jóvenes no tienen cicatrices... las están infligiendo.

Los hombres del capitán Steve Stricker ampliaron su demolición por 6-2 en la jornada inaugural a una ventaja de 11-5 en Whistling Straits, mientras persiguen los catorce puntos y medio necesarios para recuperar la copa de manos europeas. Sólo necesitan ganar cuatro de los 12 partidos individuales (tres y un empate serán suficientes) para conseguirlo. 

Aunque la pareja española Sergio García y el número 1 del mundo Jon Rahm siguieron mostrando una gran resistencia, y el novato irlandés Shane Lowry encontró algo de garra el sábado por la tarde, el equipo europeo no fue rival para un gigante que les pasó por encima.

Los 12 miembros del equipo estadounidense han ganado ya un partido y han sumado al menos un punto, mientras que el veterano Dustin Johnson, a sus 37 años, está invicto con un récord de 4-0-0. Si gana su partido de individuales, se unirá a Arnold Palmer (1967), Gardner Dickinson (1967) y Larry Nelson (1979) como los únicos estadounidenses con un 5-0-0 en la historia de la Ryder Cup.

Ryder Cup

Tras ganar la sesión matinal de Foursomes por 3-1, Estados Unidos tenía el control y, aunque por un breve momento en la sesión vespertina de Four-ball, Europa estaba por delante o empatada en los cuatro partidos, un 2-2 confirmó el resultado de 11-5.

Bryson DeChambeau y el novato Scottie Scheffler convirtieron su partido contra Tommy Fleetwood y Viktor Hovland de una desventaja a una victoria como presagio a otros momentos de la historia donde los equipos que iban perdiendo 10-6 remontaron para ganar en el pasado. Europa lo hizo en 2012 en Medinah y Estados Unidos tuvo su propio milagro desde esa posición en 1999 en el Country Club de Brookline.

La última vez que fue tan desigual fue cuando Europa lideró por el mismo margen de camino a una derrota de 18,5-9,5 en Oakland Hills en 2004. La última vez que EE.UU. se puso por delante por seis o más puntos fue cuando destruyó a Gran Bretaña e Irlanda por 21-11 en 1975, tras ir ganando por 12,5-3,5 antes de los partidos individuales.

Desde que la Europa continental se unió a la competición en 1979, ningún equipo ganador ha alcanzado los 19 puntos. La línea de puntuación de Europa en 2004 fue igualada de nuevo en 2006, mientras que el récord de victorias de Estados Unidos tiene el mismo margen durante ese periodo, habiendo alcanzado 18,5-9,5 en 1981.

Este equipo no muestra signos de que vaya a dejar de pisar el acelerador y podría hacer historia. En un día de juego tenso, se produjeron numerosos momentos de acaloramiento, ya que los jugadores debatieron sobre los fallos y los putts no concedidos, mientras que el público estadounidense, partidario de la victoria, se mostró especialmente estridente. Justin Thomas y Daniel Berger, sentados por la tarde, les imploraron que hicieran más ruido todavía. Incluso se unieron a ellos y bebieron una cerveza.

"Están jugando con cierta libertad. Se lo están pasando muy bien. Es bueno verlo", dijo Stricker.

La confianza que desprenden los jóvenes estadounidenses era evidente para todos. Y para ser justos, se la han ganado jugando un golf increíble.

"Personalmente, creo que podríamos haber hecho un 4-0 (por la tarde). Pero conseguir el 2-2 y mantenernos en el mismo lugar, la ventaja que hemos creado es enorme. No hemos tenido una oportunidad tan buena en mucho tiempo y espero que podamos hacer el trabajo mañana", dijo DeChambeau.

"Tenemos a los mejores jugadores del mundo y ellos también tienen a muchos de los mejores jugadores del mundo, pero yo diría que desde el punto de vista de la clasificación media, creo que somos bastante sólidos y sólo tenemos que hacer nuestro juego mañana".

DeChambeau tiene razón. Mientras que los europeos tienen al número 1 del mundo, el equipo estadounidense cuenta con un equipo mejor clasificado que el europeo su peor puesto es el vigésimo primero. Después de Rahm en el uno, los siguientes mejores de Europa son Hovland en el 14 y Rory McIlroy en el 15. McIlroy se ha quedado con un 0-3-0 esta semana, una situación devastadora para su equipo.

"Obviamente, es decepcionante no contribuir con un punto para el equipo todavía", dijo McIlroy. "Espero salir mañana e intentar dar lo mejor de mí para conseguir un punto, y ojalá podamos recuperarnos y darles por fin algo por lo que sudar mañana a media tarde".

Sus compañeros de equipo también se negaban a tirar la toalla. Saben que necesitarán un esfuerzo histórico, pero el juego de 18 hoyos siempre puede arrojar resultados inesperados.

"Todavía no estamos fuera de juego. Mañana es un día largo, 12 partidos. Si cualquiera de los 12 saliera a enfrentarse a cualquiera de ellos en el match play, tendríamos muchas posibilidades. Sólo tenemos que creer. Se trata de creer", dijo Lowry después de embocar un putt de par de 3 metros en el hoyo 18 para ganar su partido.

"Anoche leí una cita que decía: si tienes un 1% de posibilidades, tienes que tener un 100% de fe. Y creo que tenemos que vivir según eso esta noche y mañana y salir a dar lo mejor de nosotros mismos".

Rahm, que está invicto con 3-0-1 (3-0 con García), ha sido una luz brillante para su equipo. Pero no puede hacer mucho.

"Por lo que he oído, el equipo está jugando bien. Sólo que los putts no entran y un par de cosas aquí y allá que no han sucedido", dijo Rahm. "Me gustaría creer que las cosas se equilibran. Así que mañana, si tenemos un buen comienzo, algo así como lo que pasó en 2012, y las cosas empiezan a salir como queremos, nunca se sabe" 

"El golf es un juego muy complicado e irónico y sarcástico a veces, y los equipos pueden ser capaces de hacer grandes cosas, como ha hecho Estados Unidos hasta ahora los dos últimos días. Puede ser nuestra oportunidad, y sé que todo el mundo en el equipo va a darlo todo".

El capitán Padraig Harrington tendrá que revivir los ánimos de 2012 en la sala del equipo, con la ayuda de McIlroy, Ian Poulter, Sergio García y Lee Westwood, que formaron parte del equipo. Mientras que Harrington no estaba allí, sus vicecapitanes Luke Donald, Martin Kaymer y Graeme McDowell sí. Ahora bien, Harrington no es José María Olazábal y su carisma no es el del genial vasco.

 

*Si te ha resultado interesante este artículo, te animamos a seguirnos en TWITTER y a suscribirte a nuestra NEWSLETTER DIARIA.

GolfConfidencial.com


Tags:  ,  golf,   Ryder,   Cup,   Europa,   Estados Unidos,   Sergio,   Garcia,   Jon,   Rahm,  
ENVÍE SU COMENTARIO
Lo más leído
CONTACTO
PUBLICIDAD
AVISO LEGAL
Otros periódicos del grupo
AltoDirectivo • RRHHDigital

PadelSpain • El Diario del Bebé • SerComercial
© CopyRight 2010-2021 GolfConfidencial | Todos los derechos reservados