13 de julio de 2024

"Tengo ganas de seguir compitiendo"

Gonzalo Fernández-Castaño pasa por ser un jugador de golf que expresa muy bien lo que quiere y como lo quiere. Desde que se pasó a profesional, en 2004, consiguiendo la tarjeta del Circuito Europeo tras acabar octavo en la Final de la Escuela, ha dejado su huella tanto dentro como fuera de los campos de golf. En 2005 conquistó el KLM Open de Holanda, una victoria con la que emuló, sin ir más lejos, a su ídolo de infancia, Severiano Ballesteros, que también estrenó su palmarés en tierras holandesas. Ese mismo año 2005 Gonzalo, se alzó con el trofeo Sir Henry Cotton, que designa al mejor jugador novato de la temporada. Además, de sus siete victorias en el European Tour, el madrileño dejó ver su juego en los cuatro grandes, con un top ten en el US Open de 2013, año que compitió en el PGA Tour.

Pregunta GolfConfidencial. Empezamos por el final. ¿Qué tal la experiencia en el LIV Promotions?

Respuesta Gonzalo Fernández-Castaño. Bueno, la verdad es que fue una experiencia diferente. Sobre todo, yo lo vi como una segunda oportunidad, porque como sabes, jugué la escuela del European Tour a principios de noviembre y las cosas no me fueron bien. Con lo cual me quedé un poco como compuesto y sin novia para el año que viene. Básicamente con muchas ganas de jugar, muy diferente a la sensación de cuando fallé la escuela el año anterior, en el cual estaba absolutamente asqueado del golf y lo que quería era meter los palos en un armario y no volver a jugar. En cambio este año, pues por ese final de temporada la sensación ha sido completamente diferente.

 

Obviamente la sensación de disgusto al terminar la escuela, pero más por eso, por no tener dónde jugar sabiendo que oye mi golf, parece que está viendo un poco la luz. Pero claro, cuando no puedes competir y no tienes esa continuidad de torneos y planificar un calendario, pues al final es muy difícil. Así que cuando me llamaron para el LIV lo vi una segunda oportunidad que no podía desaprovechar. Así que nada, me lancé a la aventura. Es verdad que las cosas no salieron. Pero me gustó mucho. Retomé contacto con viejos amigos, muchos de ellos que ahora están ahora trabajando en el LIV. Y, bueno, me pareció un formato diferente, como todo en el LIV que quieren darle, como una vuelta de tuerca un poquito escéptico en cuanto al formato, pero luego cuando estuve ahí la verdad es que me gustó bastante. Sobre todo, que era una oportunidad única en tanto en cuanto, si logras meter la cabeza ahí, pues no te voy a decir que te arregla la vida, pero, desde luego te soluciona muchas cosas.

Cuando me llamaron para el LIV lo vi una segunda oportunidad que no podía desaprovechar.

GC.  Y en esa línea ahora vas a intentarlo en la escuela del Asian Tour, que también es una puerta importante para para entrar en los grandes torneos.

GFC. Si, como te he dicho, es que verdaderamente tengo ganas de jugar. Es verdad que obviamente el circuito asiático es un circuito que, logísticamente es complicado porque cada vez que tienes que ir, son viajes largos, además normalmente juegas, en una zona tropical, húmeda donde hace mucho calor, con hierbas de bermuda y kikuyu. O sea, no es, te diría, mi zona de confort. Pero como te digo, tengo ganas de seguir compitiendo y entiendo que, si esa es la forma, pues adelante. Es verdad que va a requerir un esfuerzo. Y un sacrificio. Porque, van a ser viajes más largos y estar lejos de la familia. Pero bueno, creo que merece la pena intentarlo, sobre todo porque como te digo, tengo muchas ganas de seguir jugando, así que, hay que ir a por ello.

GC. Tenemos que preguntarte sobre el tema del momento. ¿Qué opinas de Jon Rahm? ¿Cómo ves su decisión?

GCF. A ver, partamos de la base que yo soy absoluto fan de Jon Rahm. No sé si es pronto para ensalzarlo a la figura de Seve. Pero yo creo que está en ese nivel. A lo mejor no en número de torneos y demás, pero lo que está haciendo por el golf en España yo creo que podemos tranquilamente, en ese aspecto, ponerlo casi al mismo nivel. A mí hay una cosa me preocupa qué va a pasar con el Open de España a partir de ahora. Es verdad que hay que hay un torneo que va a salir ganando claramente con la llegada de Jon que es Valderrama. La apuesta de Valderrama por el LIV fue una apuesta arriesgada, yo creo, que esta primera edición ha sido un éxito y obviamente ahora con la firma de Jon el torneo de Valderrama va para arriba, pero me preocupa que va a ser del Open de España.

 

Creo que de alguna forma el European Tour va a tener que hacer algún tipo de cambios, no sé, o permitirle jugar porque es que el Open de España necesita Jon Rahm lo necesita. O sea, la gente no va a ir al Open de España a verme a mí, va a ver a Jon y es normal. Es que yo iría a ver a Jon. O sea, a mí me dices por quién pagarías ahora mismo por ver jugar al golf. Jon Rahm, Sin duda alguna. Entonces yo no puedo criticar su paso al LIV ni mucho menos.

 

Creo que él tiene muchas más cartas sobre la mesa, mucha más información de la que tenemos nosotros, con lo cual la gente puede decir que lo ha hecho por dinero. Yo creo que hay cosas hay más allá. Puede haber un punto de desencanto y desencuentro con el propio PGA Tour con el que se puede haber sentido traicionado. Y es lógico. Como se han sentido traicionados muchos jugadores. Lo único que espero es que Jon sea capaz de mantenerse competitivo y conociéndole, como creo que le conozco, lo que le gusta competir, lo que le gusta ganar, va a ser capaz de hacerlo, Que se mantenga competitivo en el LIV para que luego siga rindiendo los grandes. Ojalá se puedan utilizar esos 14 torneos del LIV para llegar a buen en buen momento de forma los grandes. Porque yo veo a Jon que su potencial es infinito y puede ganar muchos, muchos grandes. Ya van dos y yo creo que si Dios quiere podrá pasar a Seve. Es muy difícil saberlo porque este es un deporte muy complicado. Parecía que Rory estaba en ello y lleva diez años sin ganar uno. Estamos hablando de Rory, con lo cual es dificilísimo, pero siguiendo un poco la trayectoria que lleva y demás, yo diría que Jon se va a convertir en el mejor golfista que jamás ha habido en España.

 

Jon se va a convertir en el mejor golfista que jamás ha habido en España.

GC. Este año ha sido un poco complicado, un poco difícil, pero tuviste un momento ahí dulce en el Open de España del CCVM

GFC. Sí, curiosamente, como te digo, cuando acabé el año pasado acabé absolutamente peleado con el golf. No tenía ganas de nada, no apetecía nada jugar ni ver golf. Había perdido la ilusión. Pero es verdad que a medida que iba avanzando el año me he dado cuenta que la adrenalina que te genera la competición es ese gusanillo no he sido capaz de replicarlo, al menos yo personalmente, en ninguna otra faceta de mi vida y lo echaba de menos. Por h o por b pues seguí entrenando y de pronto las piezas del puzzle, empezaron a encajar, me veía jugando bien.

 

Pero es verdad que no tenía dónde jugar y sobre todo que luego es verdad que en competición me costaba un poquito más. A la vuelta de verano empecé a trabajar con Óscar del Río, sobre todo, el aspecto mental, porque yo veía que cuando entrenaba y jugaba con mis amigos, oye, el juego estaba ahí. De pronto llega la competición y había un click, incluso en la propia competición. Las vueltas de entrenamiento eran buenas. Llegaba el día del torneo y pum !! Parecía que se me había olvidado, con lo cual había algo que estaba fallando y tenía claro que era que estaba aquí. (se toca la cabeza).

 

Así que empecé con Óscar y me ayudó un montón. A partir de septiembre ya los resultados fueron mucho mejores y luego tuve la suerte que me invitaron al Open de España, desde la Federación Española. Fue una semana redonda. Probablemente un de las pocas veces que he jugado bien en el Open Nacional, no sé si ha sido mi mejor posición, a lo mejor no, pero bueno, la única vez que he salido ahí el fin de semana con ciertas opciones entre comillas, es que disfruté mucho, me lo pasé muy bien. Fue una semana muy especial, sobre todo el volver a sentir primero esa adrenalina de la competición de la que hablábamos antes, pero también el cariño del público. Fue muy agradable, volver a sentir ese calor de la gente que parece que tiene ganas de que me vayan las cosas bien y volver a verme jugar. Bueno, no sé si como antes, pero desde luego a nivel alto.

GC. ¿Tu idea es llegar en buena forma y con un juego buen juego al Senior Tour?

GFC. Me encantaría. La gente me pregunta, pero ¿qué edad tienes?, cuando les digo 43, se sorprenden porque parezco mucho más viejo. El problema es ese, que como sólo tengo 43, me quedan siete años para llegar al senior. No me puedo permitir el lujo de dejar de competir estos siete años porque se va. O sea, otra cosa es si tuviera 48 y de pronto, si lo dejas un año, un año y medio, pues a lo mejor es más fácil recuperarlo.

 

De alguna forma me quiero mantener competitivo precisamente por eso, porque, como te decía antes, me he dado cuenta que competir me gusta. Pero sobre todo la competición es lo que verdaderamente me motiva y me mueve. Con lo cual me apetece el senior. Sería una oportunidad fantástica, dificilísimo entrar, porque obviamente todos queremos entrar en el Champions, Tour o como se llame ahora Legends Tour, no me acuerdo. Le cambian el nombre prácticamente todos los años, pero ese sería el objetivo. Y para eso hay que estar jugando a un nivel muy alto.

GC. ¿Te ves como Langer con 67 ganando torneos?

GFC. No, no, No lo sé. No, no, no creo. No creo que el físico me aguante. Lo de Langer es una cosa absolutamente extraordinaria. Jugadores como Langer, jugadores como, Jiménez. Otro un espejo en el que me miro mucho es José María Olazábal, como sabes, sobre todo por el espíritu de sacrificio, por su amor al golf y el tío que a pesar de que las cosas llevan muchos años, entre comillas, sin salirle en lo que es el campo de golf, y no baja los brazos y trabaja con la misma o incluso mayor intensidad de lo que hacía antes.

 

A mí me gustaría eso. A Miguel le pasa un poco igual. Son esos jugadores que en el fondo les gusta tanto y les gusta entrenar. Si soy capaz de simplemente hacer un cuarto de lo que lo que han hecho ellos en cuanto a los que es poner trabajo en el campo de prácticas y en su propio juego, yo creo que de alguna forma u otra podría llegar con alguna opción al Senior Tour.

Fue muy agradable volver a sentir ese calor de la gente, parece que tiene ganas de que me vayan las cosas bien y volver a verme jugar.

GC. ¿Y en estos años has seguido ligado al golf, Pero además, hombre de negocios ¿no? Ahora eres imagen de una marca de ropa.

GFC. Y socio, no solo imagen. La verdad es que estoy metido en mil jaleos y es verdad que esos mil jaleos de alguna forma me quitan, a veces, ese tiempo de entrenar. Pero desde luego estoy entretenido, me lo estoy pasando bien, obviamente. Umanaq es una parte muy importante. Creemos verdaderamente que hay un nicho de mercado en el mundo textil de golf y, bueno, queremos meter ahí la cabeza a ver qué pasa.

 

La puesta en escena fue un poco el Open de España y la verdad es que a la gente le gustó mucho el producto, nos preguntan mucho y las compras están se están afianzando, con lo cual estamos muy contentos y muy ilusionados.

 

Luego otra parte importante es la del diseño de campos o rediseño. Arquitectura de campos, llámalo como quieras, esa seguramente es la que más me divierta de todas. No sé, yo siempre he sido muy apasionado con siempre he tenido inquietudes. Cuando juegas un campo, es oye, ¿qué hace este campo? ¿Porque este campo es bueno y este otro no?, ¿qué tiene este campo especial que me gusta y este otro no? A partir de ahí me empecé a interesar con el tema de la arquitectura. El haberme asociado con Frank Pont y Hendrik en Clayton DeVries Pont, me he puesto de la mano, o sea, tengo unos maestros de primera, así que nada, yo estoy ahí con los ojos y las y las orejas bien abiertas, aprendiendo.

 

Muchos se creen que el hecho de ser un jugador de golf ya te convierte en un arquitecto de golf, pero ni mucho menos, al revés. La arquitectura del golf es un arte en sí mismo. Es verdad que yo como golfista, como jugador profesional, que juegan muchos campos, puedo aportar mucho, mucho input en cuanto al diseño, pero, como te digo, ahí estoy. Estoy de aprendiz y con muchas ganas, con varios proyectos abiertos en España que ojalá se concreten pronto.

Muchos se creen que el hecho de ser un jugador de golf ya te convierte en un arquitecto de golf, pero ni mucho menos, al revés.

GC. ¿Qué tipo de campos te gustan a ti? ¿Qué campos son los que te entran por los ojos?

GFC. Como sabes, soy muy clásico en todos mis aspectos. En mi forma de pensar en mi forma de vestir y, en el golf, pues es exactamente igual. No quita que hay grandes campos modernos, una cosa, no quita la otra. Creo que en el golf vivimos una época dorada a principios del siglo XX, donde se construyeron los mejores campos del mundo. Yo soy muy, muy de campo clásico. En España, además, tenemos la suerte de que en una época tuvimos una influencia británica importante y tenemos grandes campos de Colt, de Simpson y por supuesto el aprendiz de ellos dos, que fue Javier Arana que, para mi gusto, es el Seve Ballesteros del diseño.

 

Nuestro Javier Arana tiene auténticas joyas como como El Saler, como Neguri, el Club de Campo Villa de Madrid. La lista es bastante amplia. Yo soy muy fan del campo clásico. Es verdad que el campo clásico siempre necesita, no te voy a decir una remodelación, pero desde luego un poquito de maquillaje de limpieza.

 

Esto es como, creo que lo dijo Frank Font en su día, esto es como la Gioconda, ¿no? Cuando tienes un cuadro maravilloso, uno no se pone a pintarrajear encima, lo limpias, lo cuidas y te preocupas que esté listo para para la siguiente generación. Es un poco, nuestra labor en lo que a rediseño de campo se refiere.

 

De pronto en España, se empezó a poner de moda esa influencia americana con la llegada de Trent Jones que hizo campos maravillosos, Sotogrande, Las Brisas. Y es verdad que hemos pasado de tener una influencia muy británica en esos primeros campos que se diseñaron como Las Palmas a de pronto, una influencia demasiado americana para mi gusto. Y esto no es Florida. Nos encantaría que fuera Florida, pero esto no es Florida ni mucho menos. Creo que tenemos mucho más en común con los campos británicos o deberíamos tener más en común con los campos británicos y con la forma de ver el golf británico que con los americanos. Creo que las cosas están cambiando, y sobre los gestores y dueños de campo se han dado cuenta que tenemos que encontrar es un modelo, sobre todo, de golf, sostenible, en todos los aspectos y es lo que defendemos mucho en CDP. (Clayton, DeVries & Pont)

 

GC. ¿Veremos algún día Gonzalo Fernando-Castaño Design?

GFC. No me quiero cerrar ninguna puerta. Por ahora, veremos seguramente, campos en hechos por Clayton, DeVries y Pont con Gonzalo Fernández Castaño. Al final yo voy a ser la rama aquí en España. Como te digo, yo ahora quiero aprender al máximo de estos fenómenos, aprender todo lo posible. Si algún día me dejan volar solo pues ¿por qué no? Pero ahora mismo estoy encantado donde estoy, porque verdaderamente, como te digo, lo que necesito es absorber todo lo que pueda de ellos y aprender, porque considero que son de lo mejor que hay ahora mismo en el mundo.

Javier Arana es el Seve Ballesteros del diseño

GC. Después está esa otra faceta, esa sin etiquetas, donde te estás convirtiendo en un verdadero influencer.

GFC. Bueno, yo creo que el verdadero sin etiquetas es Larry, Alejandro, que es la estrella del show. Lo bonito, además, es que hacemos una buena, combinación. Como le digo yo a Larry, esto me está sirviendo como de un lavado de imagen porque a tu lado yo parezco un tío moderado, con lo cual yo creo que hacemos un combinado muy bueno. Parece que a la gente le está gustando. Es verdad que somos diminutos en lo que es el mundo de YouTube y demás, pero bueno, tenemos ganas de crecer. Allá donde vamos la gente nos da un montón de muestras de cariño. Oye, os escuchamos tal, nos dan ideas, nos sugieren cosas y al final pues ese cariño te hace bueno. Oye, pues a seguir dando pasitos para para intentar hacerlo cada vez un poquito más grande.

 

Obviamente mi idea no es vivir de golf sin etiquetas ni mucho menos, pero bueno, ahora mismo la verdad es que nos quita poco tiempo, entre comillas. Le ponemos mucho cariño, eso sí, bueno, la gente parece que le divierte y al final se trata de eso, ¿no? de un espacio en el que podamos hablar de golf, de manera distendida, como lo harías tú con tus amigos cuando estás tomándote una cerveza al terminar de jugar o cuando estás viendo el golf en casa viendo Movistar Golf. Esa es la idea.

 

Sí, es verdad que Larry y yo tenemos la suerte, es verdad que tenemos acceso de alguna forma u otra a jugadores de primer nivel, que bueno son amigos y que tienen la deferencia de venir a los lunes a hacer el cafre con nosotros. Eso parece que gusta.

 

Además yo creo que el jugador se siente cómodo en tanto en cuanto como no está hablando con un periodista, muchas veces sabes, cuando hablas con un periodista de alguna forma no sé si te puedes llegar a poner una coraza o estás pendiente a lo mejor de que el periodista esté buscando el titular o incluso simplemente el periodista puede que no sepa de golf. Entonces pues a lo mejor una cosa técnica o una sensación de swing que le quieres contar. Pero dices ¿para qué? si no sabe lo que estoy hablando. En cambio, yo creo que en estas charlas de golf sin etiquetas al final hablamos todos el mismo idioma y bueno, se sueltan.

 

La clave, o el ejemplo perfecto fue el programa que tuvimos con Jon. Puedes tener a Jon dos horas ahí, hablando un poco de todo, desde el swing de golf hasta el LIV el PGA Tour o videojuegos. Pues eso al final es lo que hace yo creo que sin etiquetas tenga éxito. Encima luego le añades pues que tienes historias espectaculares, como cuando tuvimos a Fernando Vega de Seoane y a Juan Postigo hace un par de semanas, cuando tuvimos a Camilo Villegas hablando de todo de la muerte de su hija. Te da momentos de risa, momentos de llanto es un poco pues eso, como te decía antes, al final hablar de lo divino y lo humano y del golf en un ambiente de amigos distendido y cómodo.

Larry y yo, hacemos un combinado muy bueno

GC. También en tu faceta de comentarista de golf, en la que llevas muchos años.

Me divierte, desde luego. Siempre me ha divertido. He tenido la suerte que me han llamado para torneos muy puntuales, torneos muy divertidos. He tenido claro que es muy fácil hacer bien el Masters. ¿Sabes lo que te digo? Porque el Masters es el Masters entonces uno está motivado los cuatro días. Es el primer major del año. Cada hoyo tiene un algo, cada posición de bandera siempre tiene un algo y encima pues yo he tenido la suerte de jugarlo en tres ocasiones, con lo cual creo que puedo aportar mucho.

 

Me hizo entender, una vez que entré en cabina por primera vez, que me acuerdo que fue un Scandinavian Master si mal no recuerdo, bueno, me acuerdo perfectamente el que ganó Green McDowell, no sé si era su segundo o tercer torneo profesional, un Scandinavian Masters, yo era todavía amateur, entendí de pronto que estar ahí en cabina cuatro horas todos los días no es fácil. No es fácil. Sobre todo, yo, que no soy un gran consumidor de golf. A lo mejor no debería decir esto, pero yo no soy un gran consumidor de golf, Un torneo de golf es muy aburrido. Es verdad. Por eso digo que el Masters es muy especial, de pronto hacerte el Open de Sicilia un jueves, un viernes y dices joder. El domingo ya se empieza a animar un poco, los últimos nueve, pero hasta entonces tendrás un buen marroncete.

 

Así que desde aquí me quito el sombrero por todos los que están ahí detrás de los micrófonos, porque no es muy fácil. Criticar es muchas veces muy fácil, pero no es ni mucho menos tarea sencilla. Incluso el propio Masters llega un momento que, por ejemplo, pues se están poniendo los partidos líderes y, de Dustin Johnson puedes comentar una serie de cosas, pero en algún momento se te acaban las anécdotas con Dustin y se te acaba la forma de analizar el swing. Y lo mismo con el hoyo 16, cuando ya te han puesto cinco veces la posición de bandera larga a la izquierda ya no hay mucho más que contar. Muchas veces te estás repitiendo y demás. Como te digo el Masters es el Masters y es muy especial, pero luego hay algunos tostones por ahí.

GC. Para terminar, ¿se vislumbra a alguien más en la saga Fernández-Castaño que juega al golf?

GFC. Las niñas apuntan maneras. Pero he decir que ahí no he estado muy acertado porque han empezado tarde. Es verdad. Yo soy de esos que piensan que no debemos empujarlas demasiado o presionarlas o obligarlas a ir. La palabra es obligarlas, que no vayan obligadas. En ese proceso a lo mejor me he desentendido un poco y han empezado un pelín tarde. Pero tengo una que juega bastante bien. Las dos lo hacen bastante bien. Una de ellas que va encaminada al fútbol profesional, de eso no tengo ninguna duda. Esa va a ser futbolista, ella lo sabe, es lo que quiere y obviamente yo la voy a ayudar en la medida de lo posible.

 

A mí lo que me gusta que mis hijos hagan deporte, que sepan jugar que, si a lo mejor ahora no les gusta, pues seguramente les gustará en un futuro. Eso lo he visto con mi hermana clarísimamente aborrecía el golf de pequeña, ahora está en una etapa de su vida en que sus amigas juegan al golf, sus amigos juegan al golf y ella está jugando al golf como una loca. Con lo cual, al final quiero que aprendan todo que luego se sepan desenvolverse, en un futuro, en un campo de golf y por lo menos que no sea una mancha en el apellido Fernández-Castaño. Por lo menos que se defiendan.

Golf Confidencial

gonzalofernandezcastano.com

accionaopen.com