13 de julio de 2024

Bubba Watson: Lagrimas de campeón

Bubba Watson: Lagrimas de campeón

Bubba Watson no necesito un tiro milagroso entre los arboles en el desempate para enfundarse su segunda “Chaqueta Verde”, fue suficiente con bajar de los 70 golpes para que Adam Scott le asistiera en el acto de entrega de premios.

Watson venció entonces a Louis Oosthuizen en el segundo hoyo desempate y termino el torneo con el sol escondiéndose en el horizonte, y con lagrimas en el rostro. Ayer, el sol permitió que las fotos tuvieran el esplendor que merece un campeón después de imponerse en un grande con tres golpes de ventaja. Es la segunda victoria de la temporada y la sexta en su carrera.

“Es abrumador ganar dos veces. Estar al lado de estos grandes nombres” dijo Watson que se une a los otros dieciséis jugadores con más de una Chaqueta Verde.

Watson comenzó el día empatado en el liderato con Jordan Spieth, tras cerrar la tercera ronda en 74 golpes, fue capaz de remontar con 69 golpes, tres bajo par. Gran merito para el de Florida toda vez que el joven tejano Jordan Spieth le presionó lo indecible en los siete primeros hoyos, hasta el punto de colocarse con dos golpes de ventaja con un juego relajado y sencillo. Mientras Watson dio muestras de nerviosismo en algún momento.

Sin embargo la experiencia en el Augusta National es un grado a tener en cuenta. Spieth no pudo mantener la presión. Dos bogeys consecutivos en el ocho y nueve, junto a otro en el emblemático doce, coincidieron con birdies de Watson en los mismos ocho y nueve más otro en el trece, par cinco.

Watson, pudo esta vez, subir la colina del hoyo 18 con la tranquilidad de saberse ganador y disfrutar con el paseo de los campeones. Y llorar ¿por qué no?

”Para mi es un sueño estar en el PGA Tour. Ganar cualquier torneo es increíble, un Chaqueta Verde es aún más increíble. Así que, sí, voy a llorar. ¿Por qué? Por que Bubba Watson un chico de Bagadad está ganando. Son preguntas que me haré esta noche. Y sí lloraré en algún momento”

Destacar sobre todos a un gran Miguel Ángel Jiménez. El malagueño que comenzó dubitativo, tres bogeys por un solo birdie en los cinco primeros hoyos. Remontó como el campeón que es en los hoyos decisivos del Masters los nueve segundo del último día, cuatro birdies por un solo bogey. Termina cuarto, a un golpe de los segundos.

Gonzalo Fernández-Castaño, 74 golpes, cayó hasta el puesto veintiséis. José María Olazábal, 73 golpes, puesto trigésimo cuarto.

NOTICIAS RELACIONADAS

Lo más leído