19 de junio de 2024

Jon Rahm, ¿dominador del golf mundial?

Jon Rahm, ¿dominador del golf mundial?

Hay un error que cometemos, sobre todo en España, cuando los buenos deportistas ganan grandes campeonatos. Inmediatamente, la pregunta se convierte en: «Pero espera, ¿cuántos majors más puede ganar?». En lugar de disfrutar del momento y dejar el futuro fluir.

Aún así con Jon Rahm el futuro es halagüeño. Rahm no es simplemente un buen golfista. Es uno de élite. Es quizás el mejor de un grupo de golfistas que veremos en el salón de la fama. Gana a un ritmo del 10% de torneos en los que participa, lo que está entre los mejores números de la era post-Tiger Woods. Actualmente, Rory McIlroy, Dustin Johnson y Justin Thomas están en el 8%. Brooks Koepka, Bryson DeChambeau y Jordan Spieth están en el 7%. Rahm destaca claramente en el grupo de los mejores.

Jon Rahm

Entre los 150 mejores golfistas del mundo en este momento, Rahm tiene el segundo mejor número de tee-a-green de su carrera (sólo McIlroy ha sido mejor), según Data Golf. Sin embargo, Rahm es, con diferencia, el mejor putter de los 10 primeros. No tiene grietas. Hay otros tipos que no tienen grietas con el putter (Patrick Cantlay, Xander Schauffele), pero Rahm es capaz de sacar provecho de su perfección a través de los datos estadísticos en forma de victorias en formas que otros golfistas son simplemente incapaces de hacer. Tiene un sentido integral -e intangible- del momento. Cuando se le preguntó si este major era sólo cuestión de tiempo para Rahm, el cuatro veces ganador de un major, McIlroy, lo confirmó.

«Sí, definitivamente», dijo. «Al cien por cien. Y obviamente ha tenido éxito aquí en este campo de golf. No creo que haya un campo de golf en el que no pueda tener éxito. Es un buen jugador. Era un campeón mayor en espera. Era sólo cuestión de tiempo». 

Ahora Rahm sabe lo que se siente al ganar un major en uno de los primeros en los que ha competido de verdad. Sus ocho top-10 en los grandes campeonatos son un pequeño espejismo. Esta victoria en el Abierto de Estados Unidos no desbloquea todos los futuros grandes, por supuesto, porque todavía hay que lidiar con todos esos otros golfistas del salón de la fama. También está la cuestión de que Rahm se hace mayor y se asienta en la vida. Puede ayudarle o perjudicarle en el campo, pero rara vez permanece igual. El tres veces ganador de un major, Padraig Harrington, habló de esto en el PGA Championship de Kiawah el mes pasado.

«A medida que ganas experiencia, pierdes inocencia», dijo Harrington. «Supongo que si se dibujara un gráfico, hay un punto de cruce de equilibrio en el que tienes algo de experiencia y una cierta cantidad de inocencia y entusiasmo. Cuando te haces un poco mayor y adquieres toda esta experiencia, sobre el papel la gente podría pensar que mejoras con la experiencia. Pero, como he dicho, has visto algunas cosas en tu juego que probablemente nunca quisiste ver, así que pierdes un poco de, supongo, inocencia. No es todo lo que se dice tener experiencia». 

Será intrigante ver cómo Rahm, de 26 años con una experiencia de sólo 122 eventos del OWGR a lo largo de su carrera, absorbe estas ideas a lo largo de los años. Lo que tiene a su favor es lo maduro y asentado que parece ya. El domingo, en el Día del Padre, habló de su hijo como alguien que ha sido padre durante una década en lugar de sólo 10 semanas.

«Él no recordará nada de esto porque sólo tiene 10 semanas, pero yo sí», dijo Rahm. «Espero que en el futuro pueda crecer y ser alguien que esté orgulloso de su padre. Espero poder dar ese ejemplo».

Predecir el futuro es una tontería en el golf, específicamente con los majors donde aparentemente asignamos dos o tres veces más majors de los que realmente existen a los jugadores. Seguro, Justin.Thomas ganará siete, y Jordan Spieth probablemente ganará nueve y Rory puede alcanzar a Jack Nicklaus. Sergio García, según esta teoría, debería tener algunos más en sus vitrinas de Borriol. Los majors son especiales porque hay muy pocos. 

Las cosas pueden cambiar de muchas maneras. Todos esos jugadores de élite tienen porcentajes de victorias muy similares. Sin embargo, todas las métricas avanzadas sugieren que Rahm es el jugador con más probabilidades de no quedarse con un solo major en los próximos 15 o 20 años de su carrera.

Todos estos datos podrían ser solo ciencia ficción, por lo que sería aconsejable, como decíamos al inicio, es disfrutar del momento.

 

NOTICIAS RELACIONADAS

Lo más leído