19 de mayo de 2024

Llega el Saudí International, el torneo de la discordia

Llega el Saudí International, el torneo de la discordia

Llegó la semana. Una pléyade de estrellas del golf mundial dejan los circuitos que juegan habitualmente, y viajan hasta Arabia Saudí para participar en el Saudi International.

Esta será una semana distinta en el golf, ya que el Pebble Beach Pro-Am se celebra coetáneo a un torneo que ha sido vilipendiado por muchos jugadores junto a la prensa internacional. Por un lado, tenemos un lugar emblemático, un patrocinador de larga duración cuya inversión en el deporte asciende a decenas de millones de dólares anuales y un digno financiador de obras de caridad. A miles de kilómetros, en oriente, sólo hay dinero, a menos que se piense que rescatar a ciertos golfistas de sus desventuras financieras constituye caridad. 

Los golfistas de élite son libres de ganar dinero como quieran, pero no están exentos de críticas por la forma en que lo hacen. Participar en el Saudí International, o coquetear con el circuito de la Súper Liga de Golf propuesto por el régimen, es ser cómplice de un flagrante lavado de cara al deporte, alistado voluntariamente en un esfuerzo mendaz para distraer de sus continuos abusos de los derechos humanos y crímenes de guerra.

Royal Greenns Golf

Estamos de acuerdo que no es solamente el deporte del golf quien participa en esta mascarada, lo cual no es excusa a la que los deportistas puedan agarrarse. Los jugadores expresarán un guion bien aprendido: «¡No somos políticos! Sólo hacemos nuestro trabajo», pero es una farsa. El régimen que financia, que paga en definitiva la fiesta, busca un lavado de cara con forma de evento deportivo.

Un evento que es la primera piedra de un proyecto que busca reventar las costuras de la competición del golf, tal y como la conocemos. Las grandes estrellas han sido cortejadas desde el régimen, para que apoyen un Super Liga de Golf que promete llenar los bolsillos de todos aquellos que acepten unirse al circo.

Cinco jugadores españoles estarán presentes en el Royal Greenns Golf encabezados por Sergio García y Rafa Cabrera Bello junto a Adri Arnaus, Pablo Larrazábal y Eduard Rousaud. Los dos primeros, a buen seguro, estarán entre los que serán cortejados como miembros de la futura Super Liga. Su voz será tenida en cuenta por el resto en una hipotética decisión al respecto de unirse, o no, al proyecto Saudí. 

Es difícil pedir a los deportistas que se posicionen políticamente, aunque en esta ocasión sería de gran trascendencia, dejando claro que por encima del dinero está la dignidad y los derechos humanos. Algunos ya lo han hecho, y en las mismas barbas de los mandatarios saudíes.

 

NOTICIAS RELACIONADAS

Lo más leído