24 de febrero de 2024

Jon Rahm obra el milagro y se lleva la victoria en Kapalua

Jon Rahm obra el milagro y se lleva la victoria en Kapalua

Collin Morikawa iba a ganar. Iba a salir del Plantation Course y llevarse un trofeo en forma de ballena, sin embargo…

Al igual que en el TOUR Championship, en el Tournament of Champions Jon Rahm se subió a la ola de la victoria con un cinco bajo, 31 golpes, en los últimos nueve hoyos, mientras que Morikawa se hundió con tres bogeys consecutivos en los últimos nueve hoyos -su primero de la semana- para un 39 y perder por dos.

Jon Rahm recuperó una desventaja de seis golpes en los últimos siete hoyos y logró su tercera victoria mundial (dos en el DP World Tour) en cuatro torneos. Empezó el domingo con siete golpes de desventaja, pero se quedó a nueve después de hacer bogey en el primero y de que Morikawa hiciera birdie en el segundo.

«Fue un día un poco loco, no voy a mentir», dijo Rahm. «… Me dije: ‘Vamos a necesitar un pequeño milagro’. Después de hacer bogey en el 1, iba a necesitar un milagro algo mayor«.

Jon Rahm

Collin Morikawa comenzó con una ventaja de seis golpes sobre Matt Fitzpatrick, Scottie Scheffler y J.J. Spaun, pero fue Rahm, subcampeón Kapalua en 2018 y ’22, quien no pudo ser obviado. Admitió que no podría haber vencido al Morikawa que se presentó los tres primeros días.

Después de liderar el campo en Strokes Gained: Putting en 54 hoyos, Morikawa pasó apuros en los greenes -fue el 30º (de 38) en esa estadística el domingo- y después, tras 67 hoyos seguidos sin bogeys, se desmelenó con bogeys en el 14 (golpe de búnker con wedge sobre el green), 15 (tercer golpe con wedge que no llegó a la colina) y 16.

Jon Rahm hizo birdies en el 12, 13 y 14. Hizo eagle en el hoyo 15, par 5, y de repente estaba empatado en cabeza. Luego estaba uno por delante. Luego dos por delante. Hizo un birdie en el hoyo 18 de par 5 y se puso a tres golpes, lo que significaba que Morikawa, que se hundía dos grupos detrás de él, necesitaría un albatros en el último hoyo para empatar. Sólo pudo hacer birdie.

«Tristeza», dijo, cuando le preguntaron qué sentía después, cuando respondió a todas las preguntas. «No lo sé. Es un asco. Trabajas tan duro, y te das a ti mismo estas oportunidades y sólo mal momento en malos golpes. No sé lo que voy a aprender de esta semana, pero no parecía que estuviera tan lejos. Realmente no lo estaba».

Rahm ascendió al cuarto puesto en la FedExCup y es cuarto en la Clasificación Mundial Oficial de Golf, pero podría ser un caso donde las matemáticas no hace justicia a sus tres victorias recientes.

«Siento que desde agosto he sido el mejor jugador del mundo», dijo. 

Kapalua siempre ha sido una especie de vacaciones de trabajo, y puede resultar complicado alternarlas. Pero Rahm, que con su esposa Kelley y sus dos hijos pequeños llegó a Maui una semana antes para aprovechar la diversión, parece haberlo resuelto.

Consulta aquí la clasificación

Fotos: PGA Tour

NOTICIAS RELACIONADAS

Lo más leído