17 de junio de 2024

Scottie Scheffler, un líder esperado en Augusta National

Scottie Scheffler dejó claras sus intenciones este sábado durante la tercera ronda del Masters.

Golpes dignos de su condición de jugador número 1 del mundo y campeón de 2022 en el Augusta National. Hizo cosas por las que se ha dado a conocer en un par de años de juego superior. Scheffler embocó desde fuera, hundió algunos putts largos y, lo más definitivo, hizo un birdie en el hoyo 18 para ponerse líder en solitario en pos de una segunda Chaqueta Verde.

Después de haber firmado un 71 para un total de 54 hoyos de 7-bajo par y una ventaja de un golpe sobre Collin Morikawa con Max Homa dos detrás.

«Las cosas suceden muy deprisa ahí fuera», dijo Scheffler, que también iba en cabeza en la ronda final de 2022.

Aunque el viento no sopló con tanta fuerza como durante la agotadora segunda vuelta, seguía soplando una notable brisa que convertía el campo en un rompecabezas de muchas piezas diminutas que había que montar con precisión. A media tarde de un día soleado y caluroso, los greenes eran tan rápidos y frenéticos como la lucha por el liderato, que era considerable.

En un momento dado, después de que el sueco Ludvig Åberg, debutante en el Masters, hiciera birdie en el hoyo 13, par 5, hubo un empate a cinco por el liderato. Poco antes, cuando otro recién llegado al Augusta National, Nicolai Højgaard, embocó un golpe de quince metros para birdie en el hoyo 10, el danés se quedó solo en cabeza. Luego sufrió cinco bogeys consecutivos en su camino hacia un 74. Aún así, ambos recién llegados están a tiro de convertirse en los primeros desde Fuzzy Zoeller en 1979 en ganar en su primera participación, Åberg en cuarto lugar con 212 y Højgaard empatado en sexto con 214.

Bryson DeChambeau, que compartió el liderato en los 36 hoyos con Scheffler y Homa, es quinto con 213 después de 75 golpes. Sólo hizo un par (en el hoyo 17) en una segunda vuelta volátil que incluyó cuatro birdies y un doble bogey en el hoyo 15. El último birdie de DeChambeau, en el 18, tipificó la locura en el trabajo. Después de un mal drive y un tiro de recuperación a la calle, metió un wedge desde 77 yardas.

«Hay que ser positivo pase lo que pase», dijo DeChambeau. «Tuve una gran oportunidad en el 18. Me lo quedo cualquier día de la semana. Es muy difícil de perseguir, pero voy a hacer lo que pueda en este campo. Tengo que hacer algunos putts. Si puedo hacer algunos putts mañana, creo que puedo tener una buena oportunidad».

Scottie Scheffler se sobrepuso a un gran error en el hoyo 10, donde una ráfaga atrapó su approach y su bola acabó en la paja de los pinos detrás del green. Después de golpear a 15 metros del hoyo, hizo tres putts para un doble-bogey de 6 golpes. Un bogey en el 11 le dejó dos por detrás. Scheffler hizo par en el hoyo 12 y se impuso en el par 5 del 13, con un putt de diez metros para eagle, un golpe que le hizo sacudir el puño de forma poco habitual.

«Ese putt en el 13 fue bonito porque fue subiendo hacia el hoyo», dijo Scheffler. «No sabía si iba a llegar allí o no, y como que se metió por el borde y entró. Fue emocionante, y estuvo bien poder robar un par de golpes y volver al torneo. Fue muy importante. Por eso creo que se vio un poco de emoción».

El domingo por la mañana, Scheffler se emocionó hasta las lágrimas al pensar en la Chaqueta Verde que consiguió hace dos años, mientras hablaba con su esposa Meredith sobre lo que le esperaba ese mismo día. Este año, Meredith está en casa, en Texas, esperando el primer hijo de la pareja a finales de este mes. Cuando su íntimo amigo Sam Burns, que compartía casa de alquiler con Scheffler esta semana, no pasó el corte y abandonó la ciudad, Scheffler tomó una decisión sobre la vivienda.

«No quería quedarme solo en casa, así que recluté a algunos de mis amigos que estaban en la ciudad para que se quedaran conmigo», explica. «Así que tenemos a un par de mis amigos íntimos en casa. Vinieron esta mañana, prepararon el desayuno y pasamos el rato juntos. Mañana será más de lo mismo».

Si bien el juego de Scheffler puede estar en un lugar similar al de hace 24 meses, cuando venía de un par de victorias en el PGA Tour en rápido éxito al igual que este año, su vida no lo está.

«De cara al domingo, Meredith y yo estábamos un poco emocionados por lo que estaba pasando en ese momento porque nuestras vidas estaban cambiando a un ritmo muy rápido», dijo Scheffler. «Ahora, creo que nos hemos asentado más en el punto en el que se encuentran nuestras vidas. Ahora mismo, lo más emocionante no es ganar el Masters, es que el bebé llegue muy pronto».

La vida viene deprisa, como lo hizo el golf en un sábado lleno de acontecimientos. Un segundo título del Masters sería otra afirmación, de lo más atrevida.

Consulta aquí la clasificación

NOTICIAS RELACIONADAS

Lo más leído