17 de junio de 2024

Shane Lowry a tres metros de la gloria, en un sábado de locura

En medio de la “bluegrass” de Kentucky tierra de los caballos, el 106º PGA Championship podría estar abocado a una photo finish el domingo. Los aficionados no lo querrían de otra manera.

 

Por tercer día consecutivo, Xander Schauffele mantuvo su nombre en lo más alto de la clasificación del torneo, pero ahora no sólo tiene a alguien justo a su lado (su compañero californiano Collin Morikawa), sino que los dos tienen mucha compañía. Trece jugadores están a menos de cinco golpes de los líderes. El domingo en el Valhalla Golf Club, Schauffele y Morikawa harían bien en no pasar mucho tiempo mirando detrás de ellos.

Xander Schauffele, de 30 años, número 3 del mundo, está tratando de hacerse con su primer «major», y en la tercera ronda del sábado se mostró firme, aunque no espectacular, con un total de 68 golpes (-3). Collin Morikawa, ya dos veces campeón de un Major a sus 27 años, fue sólo un poco mejor, llegando a la casa club con 67 golpes. Llegarán a la ronda final empatados con 15-bajo.

Un hoyo clave el sábado fue el 15, par 4, de 446 yardas. Schauffele tiró su approach a la izquierda en un área virgen y no escapó del rough profundo con su tercero, haciendo un desastre del hoyo, marchándose con doble bogey, su primero del campeonato. Morikawa pegó un buen hierro y embocó su putt de apenas dos metros para birdie. De repente, Morikawa estaba en cabeza, con un golpe de ventaja.

«Fue muy importante para mí», dijo Morikawa. «La metí, fue una corbata de 360 grados, y a veces necesitas que esas cosas te salgan bien. Xander se defendió y logró dos birdies para terminar la ronda… pero si hace el par ahí, me hubiera sacado dos golpes de ventaja. Fue bueno tener ese pequeño tramo para mí».

Hubo muchos fuegos artificiales a su alrededor, pero nadie eclipsó el día estelar del dublinés Shane Lowry, que llegó al tee final, un par 5 alcanzable, necesitando un birdie para convertirse en el primer golfista de la historia en hacer 61 golpes en un major. El gran hombre no lo consiguió, la envió al rough derecho, envió su wedge a tres metros de bandera y logró el par para «conformarse» con un 62 (-9).

Lowry lució una enorme sonrisa después, empapándose de la satisfacción de haberse convertido en el quinto jugador de la historia en hacer 62 golpes en un major. Uno de los hombres a los que persigue, Schauffele, lo ha hecho dos veces, una de ellas esta semana. Lowry tenía un putt para 61, con sólo tres metros de green entre él y la historia.

¿Cómo de grande era la diferencia entre 62 y 61? Bueno, considere que los hombres han estado jugando en estos majors desde que ocho profesionales se enfrentaron en tres recorridos de 12 hoyos en Prestwick, Escocia, en 1860. Decenas de miles de golfistas han jugado decenas de miles de rondas en los majors, y Lowry estuvo a un último putt de birdie de conseguir la mejor ronda de todos ellos, nunca antes conseguida.

«Lo disfruté. Disfruté cada minuto, obviamente», dijo Lowry, ganador del Open Championship 2019. Entra en el domingo a dos golpes de los colíderes. Lowry estaba a ocho golpes del liderato cuando salió el sábado por la mañana, y a dos cuando terminó. Así que la ronda llegó en un gran momento. Fue un progreso.

«Mira», dijo Lowry, «salí con un trabajo que hacer hoy, y mi trabajo era intentar volver a meterme en el torneo. Definitivamente lo hice».

Consulta aquí la clasificación

NOTICIAS RELACIONADAS

Lo más leído