22 de junio de 2024

La Zagaleta, calidad, diseño y sostenibilidad para la Junior Solheim Cup

La Zagaleta, calidad, diseño y sostenibilidad para la Junior Solheim Cup

El Old Course, uno de los dos recorridos con los que cuenta la urbanización situada en la localidad malagueña de Benahavís, ya tiene todo listo para acoger los días 18 y 19 de septiembre la competición junior que dará paso a la Solheim Cup

La Zagaleta, y más concretamente su recorrido Old Course, será el magnífico anfitrión de la PING Junior Solheim Cup, la competición que desde 2002 antecede a la Solheim Cup y en la que se enfrentan las mejores jugadoras de entre 14 y 18 años de Europa y EE.UU.

Carlos Rodiles, ex jugador del Circuito Europeo y Director Deportivo de La Zagaleta, destacó la importancia de acoger un torneo de estas características, “ya que aunque somos el club más exclusivo de la Costa del Sol y, sin duda, el más privado, eso no significa que no apostemos por eventos de renombre como la PING Junior Solheim Cup”. 

En cuanto a la elección del Old Course como escenario del torneo, “este recorrido, como su nombre indica, es el primero que se construyó en La Zagaleta, concretamente en 1994, y aunque los dos campos están en unas condiciones extraordinarias (el segundo se denomina New Course), el Old Course es posiblemente el más apropiado para una competición de alto nivel”, explicó Rodiles.

Tanto es así que el Old Course no ha necesitado ninguna actuación específica para la PING Junior Solheim Cup, ya que “los 365 días está en condiciones de acoger cualquier torneo de nivel internacional. Lo que sí hemos tenido que hacer es ‘jugar’ con la ubicación de los tees de salida, ya que al ser jugadoras junior, hemos hecho una mezcla, En algunos hoyos saldrán de barras blancas, en otros de amarillas, e incluso de azules y rojas… Además, hemos tenido en cuenta el formato Match Play para que haya espectáculo, con hoyos de riesgo-recompensa, donde la jugadora que arriesgue y pegue un buen golpe, tenga ventaja sobre la que sea más conservadora. La que arriesgue, asumirá un riesgo de verdad y tendrá que dar un golpe perfecto para que ese riesgo se materialice en éxito. Así mismo, también usaremos las posiciones de bandera, con algunas realmente retadoras para las jugadoras”.

La Zagaleta

De esta manera, tanto las jugadoras como el público se encontrarán con algunos hoyos realmente emocionantes, como el 4, el 7 o el 18. “En torneos Match Play, lo importante llega en los hoyos finales, pero nosotros tenemos el hoyo 4, un par 5, en el que los tees se van a colocar para animar a las jugadoras a que lleguen a green de dos, pero tendrán que ser muy precisas porque la caída del driver está en la zona más estrecha de la calle. Ahí se verá las jugadoras que quieran arriesgar”.

“Luego está el hoyo 7, un par 4 con los tees en las barras rojas para que las pegadoras intenten alcanzar el green de uno, aunque tendrán que jugar muy recto porque a la derecha del green hay un área de penalidad y a la izquierda hay dos bunkers bastante profundos”.

“Finalmente está el hoyo 18, uno de los más espectaculares del campo. En Match Play no siempre se juega el último hoyo pero espero que lleguen muchos partidos porque se trata de un auténtico par 5 de riesgo-recompensa. Tiene agua en la salida por la izquierda, luego hay un riachuelo que se mete hacia el medio de la calle y en la parte final vuelve a haber agua por la derecha del green. Se va a poder llegar de dos, pero hay peligros por todos los lados y es un hoyo donde se puede hacer desde eagle a doble bogey”.

Por otro lado, La Zagaleta también contribuirá a que la PING Junior Solheim Cup sea un torneo lo más sostenible posible, ya que el club utiliza agua 100% reciclada para el riego, sólo usa buggies eléctricos y dispone de fuentes para rellenar botellas, prescindiendo de los envases de plásticos, sin olvidar la gran cantidad de árboles y vegetación que existen tanto en los campos de golf como en la urbanización, que se extiende por más de 900 hectáreas.

Con todos estos ingredientes, no hay duda de que La Zagaleta puede convertirse en el escenario de una de las mejores ediciones de la PING Junior Solheim Cup de su historia y como concluye Carlos Rodiles: “Dejando a un lado la competición propiamente dicha, espero que todas las participantes tengan la oportunidad de relajarse y de disfrutar de un entorno natural de una belleza extraordinaria”.

NOTICIAS RELACIONADAS

Deja un comentario

Lo más leído