25 de junio de 2024

Xander Schauffele prosigue su escalada y se sitúa a media montaña

A Xander Schauffele le gusta comparar la persecución de su primer gran campeonato con la escalada de una montaña.

 

En el 106º PGA Championship, hasta ahora todo ha ido bien para Schauffele, que el viernes firmó un impecable 68 (-3), que se suma a los 62 golpes, récord del Campeonato, con el que abrió el torneo un día antes.

Pero cuidado con los corchos. Todavía no hay nada que celebrar. El sábado por la mañana, Schauffele puede estar en cabeza – con 12-bajo, empató el récord del PGA Championship de 36 hoyos en relación al par (Brooks Koepka, 2019) y tiene un colchón de un golpe sobre Collin Morikawa (66). Pero todavía está solo a mitad de camino de su montaña.

«Creo que he jugado más o menos igual», dijo Schauffele, de 30 años, siete veces ganador en el PGA Tour. «No fui capaz de pegar mis hierros tan cerca con barro en la bola. No pude jugar tan agresivamente como me gustaría. Creo que jugué bastante bien».

El viento era flojo, y una vez que los chubascos de Kentucky de última hora de la mañana y del mediodía amainaron a primera hora de la tarde, las condiciones eran buenas para puntuar por segundo día consecutivo. Schauffele, que no pegó un golpe hasta casi las 4 de la tarde -la ronda comenzó con un retraso de 80 minutos- salió rápido, haciendo birdies en cuatro de sus primeros 10 hoyos para estirar su ventaja.

En el par 3 del hoyo 11, hizo su primer (y único) bogey del torneo. A partir de ahí, terminó con siete pares consecutivos. Pegó muy bien desde el tee, y dijo que el mayor desafío de su día fue la cantidad de barro que su bola recogía en las calles mojadas. En el 18, el barro en su bola hizo que su segundo golpe se desviara hacia la izquierda, aunque logró el par.

«Somos golfistas profesionales», dijo Schauffele, sonriendo irónicamente, «no somos lectores profesionales de barro».

Scottie Scheffler estaba mucho más preocupado por la familia de John Mills, un vendedor local que murió la madrugada del viernes al cruzar una calle muy transitada cuando se dirigía a trabajar en el torneo.

«En primer lugar, mi más sentido pésame a la familia del Sr. Mills», dijo Scheffler al comienzo de su sombría rueda de prensa con los medios de comunicación. «No puedo imaginar por lo que están pasando esta mañana. Mi corazón… Lo siento por ellos. Lo siento».

Scheffler, de 27 años, dos veces ganador del Masters y tetracampeón ya en 2024, suele ser alabado por su asombrosa capacidad para concentrarse en su golf. Nunca se ha enfrentado a una prueba mayor. Con las muestras de apoyo y cariño de las galerías de Louisville, Scheffler tiró un 66 (-5). Llegará al fin de semana con 9-bajo, tres por detrás de Schauffele, su compañero de equipo en la Ryder Cup.

Collin Morikawa le sigue a uno después de una de las rondas más bajas del día. Sahith Theegala está a dos golpes tras un 67. Cuatro están empatados en el cuarto puesto: Scheffler, Thomas Detry (67), Mark Hubbard (68) y el ex campeón del Abierto de EE.UU. Bryson DeChambeau (65).

NOTICIAS RELACIONADAS

Lo más leído