14 de julio de 2024

John Deere Classic, un torneo para una historia de éxito

John Deere Classic, un torneo para una historia de éxito

Desde el momento en que las pequeñas Quad Cities celebraron por primera vez un torneo del PGA Tour en 1971, era lógico que Deere & Company, una empresa de Moline (Illinois) incluida en la lista Fortune 100, fuera el patrocinador principal. El reto consistía en hacer que tuviera sentido comercial para Deere.

Cuando el entonces Vicepresidente Senior de la PGA Tour para Asuntos de Negocios de Torneos Duke Butler III y un par de representantes del torneo visitaron a un trío de ejecutivos de Deere, varias razones de peso estaban sobre la mesa para que la compañía local las considerara. Salvo una, que parece increíblemente obvia 27 años después.

Butler aún jura que su argumento decisivo se le ocurrió de improviso, justo cuando los representantes de Deere se levantaban para decir gracias, pero no gracias. Los líderes de la compañía han declarado que el temor de Deere era que un acuerdo efímero y no respaldado por la empresa pudiera provocar que el Tour abandonara el torneo de décadas de antigüedad, lo que pondría al gigante de la fabricación de implementos agrícolas en evidencia en su ciudad natal.

«Y entonces dije: ‘Se me ocurren dos razones por las que no nos iríamos de aquí'», recuerda Butler. «Deere posee sin duda muchos terrenos por aquí y, si ustedes estuvieran de acuerdo, construiríamos un campo TPC para ustedes en las Quad Cities. Y si lo hicieran, ese campo podría ser mantenido con equipos Deere, y podríamos hacer un acuerdo de licencia donde ustedes podrían mantener todos los campos TPC en los Estados Unidos y alrededor del mundo.

«Hubo unos 30 segundos de silencio, y me dijeron: «¿Podría volver a sentarse?».

En cuestión de 13 meses, el acuerdo estaba en marcha y un campo de golf situado a menos de una milla de la sede corporativa, en una granja de caballos que durante mucho tiempo fue propiedad de la tataranieta del mismísimo John Deere, estaba en la mesa de dibujo.

 TPC Deere Run.

En ese momento, nacieron el John Deere Classic y el TPC Deere Run.

En mayo de este año, Deere acordó una prórroga de tres años, y en el centro de una larga y mutuamente exitosa relación está el acuerdo de licencia que ayudó a lo que entonces era una incipiente división de equipos de golf y césped a crecer hasta convertirse en un líder mundial de la industria del golf.

La granja de caballos que perteneció a Patricia «Tish» Hewitt, tataranieta de John Deere, estaba casualmente en el mercado cuando se cerró el trato en 1996.

Hewitt había fallecido en 1992. Siguiendo sus deseos, William Hewitt, viudo y ex presidente y consejero delegado de Deere, y sus tres hijos buscaban un comprador. Y no cualquier comprador. La familia quería a alguien que mantuviera los 388 acres de terreno prácticamente tan vírgenes como cuando los primeros pobladores nativos del continente norteamericano, cazaban mastodontes en el fondo del río.

Los nativos Hopewell habían llegado para quedarse, dejando no menos de seis túmulos sagrados a su paso por los terrenos adquiridos por Deere.

El campo que los diseñadores del TPC Deere Run, D.A. Weibring y Chris Gray, concibieron cuidadosamente, está trazado alrededor de esos montículos escondidos entre la maleza, cada uno de ellos identificado en un estudio arquitectónico encargado conjuntamente por la hija de los Hewitt y Deere & Company antes de la construcción del campo.

El equipo de diseño aún disponía de amplias opciones de trazado, ya que una condición fundamental de la familia Hewitt era que el proyecto no incluyera viviendas. Era el nirvana para un arquitecto de campos de golf.

 

NOTICIAS RELACIONADAS

Lo más leído